El motivo es simple: su profesor de matemáticas le metía disimuladamente mano en clase y a ella, lejos de asustarle como a cualquier teen que puede sentirse acosada, le ponía tan cachonda que nada más llegar a casa se metía los bolis de tomar apuntes por el coñito. Aqui tenemos a Pablo, su profesor de matemáticas, un padre de 52 años, calvo, bajito y gordito. Muchas veces ha fantaseado con sus alumnas y hoy por fin va a cumplir su sueño, follarse a Lulú, la alumna que más le pone.

 

 

DESCARGAR VÍDEO COMPLETO

 

  • Términos de busqueda relacionados: