Una de las despedidas de solteras más cañeras y salvajes grabadas hasta la fecha.

La futura casada celebra su depedida en su apartamento con unas cuantas amigas, pero éstas la tienen preparada una sospresa. La tapan los ojos, la sacan de casa y la montan en un AUTOBÚS FIESTERO cargado de más tías que las llevará de juerga por toda la ciudad hasta la discoteca donde terminarán la fiesta. Las cabronas van cargadas de objetos eróticos, sobre todo de pollones de todos los tamaños, colores y diseños que sólo hacen presagiar una cosa: quieren que la novia eche su último polvo de soltera. Y para ello no escatiman nada. Quince minutos de ruta y hacen su aparición dos strippers que están acojonados por tanta tía borracha, tanta curva y tanto frenazo. Es un sitio demasiado pequeño para el show que tenían ensayado.  Al final se la meten a la mayoría, menos a la novía que se teme lo peor.

Cuando llegan a la discoteca, cuatro gorilas no las dejan pasar. Huelen demasiado a alcohool y llevan una pinta de guarras que tira pa´trás.

La novia se tiene que ir andandito a casa, descompuesta y, a lo mejor.. sin novio.

El trailer es largo, de 4 minutos, pero, aún así, insuficiente para mostrar el grado de gamberrismo y calentura que llevaban las notas éstas.

 

  • Términos de busqueda relacionados: